Alberto Morán Roa, autor de El Rey Trasgo: “A nivel de calidad, creo que la fantasía goza de buena salud en España”

Aparte de ser uno de los pocos hombres a los que le sientan bien las faldas – debería decir el kilt escocés-, Alberto Morán Roa http://elreytrasgo.blogspot.com es un escritor de fantasía que combina su pasión por la historia con una imaginación exuberante. Él tiene la culpa de que haya superado mis reticencias iniciales con respecto a la fantasía épica y haya leído El Rey Trasgo: La ciudadela y la montaña http://www.elreytrasgo.com su primera novela publicada en nuestro país por Kelonia. Podéis consultar la reseña que escribí hace unos meses en https://masficcionqueciencia.com/2013/06/13/285/

A lo largo de varias semanas he tenido la oportunidad de conversar con Alberto sobre muchas cosas que nos interesan a los dos, desde reflexionar sobre el oficio de escritor hasta comentar la situación del género fantástico en España. Ha sido una experiencia muy divertida e interesante: la entrevista que vais a leer no es el resultado de un cuestionario remitido y contestado –una opción muy eficaz, que no tiene nada de malo por otro lado- sino el producto de varios intercambios ciber-epistolares en los que se ha ido fraguando un intercambio de ideas, más por su parte que por la mía como podréis comprobar.

El blog y yo queremos agradecer a Alberto su disposición y buen humor a la hora de acometer esta empresa en medio como se hallaba de la promoción de su novela, la producción de la segunda entrega de la saga, su trabajo cotidiano y sus múltiples compromisos.

Señores, pasen y vean.

Cristina Jurado: Suelo acercarme a cada obra desde el punto de vista del escritor. Soy aprendiz de junta-letras y me interesa muchísimo el proceso creativo que se esconde detrás de cada obra literaria. En el caso de El Rey Trasgo, creo que has realizado una intensa y cuidadosa labor de edición, utilizando términos en desuso en nuestro idioma pero terriblemente expresivos y sonoros (se me ocurre “mandoble”, por ejemplo).
Tengo un amigo, José Luis Merino por más señas (escritor y periodista bilbaíno) que me insta constantemente a que cada frase que yo escriba me haga “temblar”. También me azuza para huir de las frases hechas y para apostar por imágenes y comparaciones originales y con fuerza. ¿Cómo afrontas tú el proceso creativo, desde la concepción de ideas hasta que el manuscrito pasa a la imprenta?

Alberto Morán Roa: Me gusta jugar con el poder del lenguaje: construir a través de él no solo mundos sino personalidades, caracteres, emociones. Trato de ser meticuloso y de encontrar la palabra adecuada para cada contenido; sobrecargar el texto o hacerlo retorcido me parece innecesario, ser preciso es mucho más elegante y entretenido para el lector. Sé que aún tengo trabajo por delante en este aspecto -siempre lo tendré-, pero es el modo en el que elijo escribir.

Ese toque algo arcaico es a la vez intencionado y a la vez involuntario: intencionado, porque la ambientación medieval de la novela y el espíritu que rodeaba a ciertos momentos -sobre todo en la trama de la Ciudadela- requerían de ese lenguaje; involuntario, porque eran las palabras con las que el libro pedía ser escrito y viajaban de mi cabeza a la pantalla de un modo muy natural. El hecho de que muchas veces me sorprenda utilizando ese vocabulario también ayuda.

Estoy de acuerdo en parte con tu amigo José Luis: sí creo que hay que perseguir la excelencia, pero creo que hay frases que reclaman más “poder” y otras que simplemente cogen de la mano al lector y lo llevan a través de un diálogo, un escenario o una situación. Las frases hechas son odiosas y mi agente acribilló aquellas que encontró en el manuscrito original -le estoy agradecido por ello, no aportaban nada- y las comparaciones originales son divertidísimas de escribir, pero creo que hay que utilizarlas con moderación y saber darles el momento exacto.

CJ: He leído que los escenarios de El Rey Trasgo salen de la cultura medieval en sus vertientes veneciana y germánica e incluso del Imperio Romano. Esos momentos de la historia de la Humanidad se caracterizaron por las innumerables guerras (¿cuándo no las ha habido?) y cierto oscurantismo en la búsqueda de conocimiento. Reflejas esto muy bien en las referencias militares, que son constantes en tu novela -sobre todo en la parte dedicada a la Ciudadela- y en la parte de la librería de Helmont. ¿Qué crees que tiene la Edad Media que atrae tanto nuestra imaginación?

AMR: Es un tiempo brutal, violento, descarnado, que muestra sin ambages una faceta particularmente primitiva y apasionada del ser humano. Es, en líneas generales, un tiempo de oscuridad, y donde más tinieblas hay es donde más destaca la luz, donde más llama la atención y más admirable resulta la búsqueda de conocimiento, la curiosidad, al igual que valores como la lealtad o la justicia. Por eso escogí este periodo para ambientar El Rey Trasgo: necesitaba tinieblas, necesitaba sombras, no solo literales sino figuradas, para que la luz brillase con más intensidad y los tonos de gris se apreciasen bien. Por otra parte, a título personal me fascina la ambientación medieval europea y devoro historia relacionada con ese periodo.

CJ: Vuelvo sobre el proceso creativo. Una cosa que me interesa enormemente es la construcción de los personajes. Creo que una de las cosas más difíciles es dotar a cada uno de su voz propia para intentar que no todos suenen igual. ¿Cómo afrontas tú esa tarea?

AMR: Casi todos los personajes surgen de una idea básica alrededor de la cual luego crece un pasado, una familia, una historia, unos valores, una personalidad; en definitiva, una voz. No preparo de antemano el perfil de los personajes más allá de las cuatro líneas: me interesa saber qué representan, qué quiero decir a través de ellos, y un esbozo básico del arco que atravesarán, de los cambios que experimentarán a lo largo de la historia. A partir de este núcleo primordial les dejo crecer a través de conversaciones, puntos de vista, su modo de reaccionar, de hablar… Cobran vida propia ante tus ojos, y eso es algo maravilloso.

CJ: Al hilo de lo que comentas ¿qué es para ti lo que hace maravilloso a la fantasía épica a diferencia de otros géneros?

AMR: Me maravilla las opciones que ofrece para dibujar personajes sencillos, fáciles de recordar, y al mismo tiempo con el potenciar de ser muy, muy complejos. Me gusta que otorgue la posibilidad de tejer grandes tramas y de adentrarse en los rincones más íntimos; que permita trabajar desde los acontecimientos más importantes con una perspectiva “a vista de pájaro” y las reacciones personales. Disfruto de la ambientación medieval y europea, la que tradicionalmente más se utiliza en el género, ya que me fascina. Y por último, permite rodear al ser humano de un entorno que aún le es desconocido, en el que todavía hay mucho por descubrir no más allá del planeta sino más allá de las fronteras de cada nación.

CJ: ¿Qué quieres conseguir con El Rey Trasgo?

AMR: Quiero llegar a mucha gente, evidentemente. Quiero que me lean. Mi objetivo original era conseguir una cifra de ventas que justificase la publicación de la segunda parte y parece que ese objetivo ya es tierra conquistada, así que es el momento de fijarse nuevas metas. Me gustaría que gozase de todo el éxito al que pueda aspirar y quiero impulsar ese éxito. ¿Ambición? Puede. Yo más bien lo llamaría deseo, deseo de llegar a muchos lectores, de conocer muchas opiniones, de tocar muchas vidas.

CJ: ¿Cuáles son tus planes de futuro?

AMR: Mis planes de futuro son terminar la segunda parte de la pentalogía -sí, al final será una pentalogía, revelaré los subtítulos de cada parte en breve-. Mi objetivo es que se publique a finales de este año, si todo marcha bien. En 2014 quiero publicar otro libro, un proyecto que aún estoy esbozando. ¡Ah! Y un proyecto más, este vinculado con El Rey Trasgo… pero sin ser una novela. No, de momento no puedo dar más detalles al respecto, aunque os aseguro que puede ser alucinante. Esos son mis planes.

CJ: ¿Tienes previsto tocar embarcarte en otros géneros o te ves a ti mismo como un escritor exclusivamente de fantasía?

AMR: Me interesa el género histórico, aunque me veo a mí mismo escribiendo algo parecido a 300, que podría etiquetarse como fantasía histórica, como delirio histórico empapado en testosterona, si nos queremos poner académicos. También me atrae escribir algo más urbano, aunque estoy convencido de que acabaría introduciendo elementos fantásticos en él. Sí, creo que todo cuanto escriba podrá englobarse en alguno de los sub-géneros de la fantasía: ya he dicho en otras ocasiones que es el género más generoso, así que puede incorporarse a cualquier historia que me llame la atención, a cualquier personaje que idee, a cualquier género que me tiente con sus cantos de sirena. Haya espadas o no, creo que todo aquel que lea algo con mi nombre verá en esas páginas la presencia de la fantasía. Es donde me siento más cómodo. Es mi hogar.

CJ: ¿Tienes novia?

AMR: No, no tengo novia. Tuve una, con quien emprendí una travesía muy larga a través de la calma, de las tormentas y los krakens. Me enseñó más cosas de las que jamás imaginé. Muchas más. Estar soltero me ha dejado en una posición interesante, ya que me ha proporcionado un punto de vista nuevo sobre mi propia relación y las relaciones que me rodean, la mayoría protagonizadas por personas en la tercera década de sus vidas, con todo lo que ello implica. Me ha dado una perspectiva más completa de ese constructo social llamado amor, una visión más agria, más dura, más descreída, pero también más honesta.

CJ:¿Qué te parece el panorama de la fantasía nacional? ¿Cuál es tu opinión sobre las nuevas fórmulas editoriales (crowfunding, auto-publicación, the raise of e-books´ …)?

AMR: Creo que auto-publicación debe ir unida a auto-exigencia de un modo feroz; han de ser inseparables, como uña y carne. La auto-publicación nunca debe ser un atajo para saltarse la labor de edición y corrección, así que si optas por guisártelo y comértelo tú solo, hazlo bien. Asegúrate de que es algo digno de poner en el mercado. “Eso lo dirán los lectores”. No, si subes un libro infumable y lleno de erratas, igual para entonces ya no hay lectores que quieran leerlo, porque estos habrán huido después de que cien mil autores suban sus respectivas obras sin asegurar un mínimo de calidad con el pretexto de “si es buena o no lo dirán los lectores”. Mira tu trabajo con objetividad, somételo a la observación de personas de contrastado criterio. Y si cuarenta editores te han dicho que tu trabajo no es bueno… Pues quizá es que no lo es. Ya lo sé, ya lo sé, a Hemingway le rechazador veintisiete veces y a Rowling, no sé cuántas. No uses dos ejemplos como pretexto para saturar un mercado con una obra mal trabajada.

Revisa tu libro hasta acabar harto de él, cuenta con lectores cero y revisores que sean profesionales, solventes e implacables, asegúrate de que esté bien maquetado. ¿Sabes qué pasa si subes a Amazon un libro sin revisar, mal maquetado y que en cuanto a calidad solo cuenta con el aval de tu familia más cercana? Que estás zancadilleando a otros autores auto-publicados. Así das mala reputación a la auto-publicación y alimentas el injusto mito de que solo es un último recurso para rechazados. No te hagas eso a ti mismo y no se lo hagas a los demás, joder: si vas a auto-publicar, auto-publica bien. Mejor que bien. Haz un trabajo tan bueno que despierte el interés de los lectores, en vez de mitigarlo. Creo en un mercado de la auto-edición de calidad, en el que los autores eligen de motu proprio publicar su obra al margen de la industria, con genuino cariño y dedicación. En España tenemos un buen ejemplo en cuanto a fantasía épica en Abel Murillo: trabaja duro por su obra, mucho, hasta el punto de no tener nada que envidiar a profesionales de la edición. Y auto-publica porque le da la gana. Así, sí.

Creo que el mecenazgo es un método muy interesante, con mucho potencial. Pone mucho poder en manos de los autores. Permite contrastar el genuino interés (es decir, el monetario) por una obra sin estrellarse. Además, creo que el mecenazgo vale para todos: Amanda Palmer escribió un muy interesante post sobre ello, diciendo esencialmente que es un método de financiación abierto a todo el mundo, a toda clase de iniciativas y de perfiles de autor. Ahora bien, creo que la seguridad que otorga el mecenazgo no debería volvernos tan cómodos como para que se deje de apostar. La labor de edición y publicación siempre ha tenido un componente de inversión, de apuesta, de voto de confianza de la casa al autor. No quiero que eso se pierda, quiero que las editoriales puedan seguir diciendo: creo tanto en este producto que voy a poner dinero para darlo a conocer.

¿Estoy diciendo que las editoriales no deban llevar a cabo proyectos de mecenazgo? No. Me parece bien para proyectos puntuales, para obras concretas, para propuestas de naturaleza muy arriesgada o primerizas, para dar unos primeros pasos seguros y no estrellarse antes de empezar, para obras en las que participes varios autores. Pero no creo que deba ser el modus operandi por defecto de una editorial. No creo que el componente de apostar por un autor deba perderse nunca. Espero que esta puta crisis no se lleve eso también.

E-books. Lo mismo que he dicho sobre auto-publicación. Si has subido a Amazon tu pastiche de las 50 sombras de Grey o Juego de Tronos, lleno de erratas porque “lo importante es la historia”, sin maquetar, sin revisar y sin valorar, la estás cagando. Así contribuyes a convertir una plataforma en un moderno gueto estadounidense: muy poblado, con un puñado de individuos prometedores y talentosos, alguno de los cuales consigue llegar al estrellato (momento en el que generalmente abandona el gueto para mudarse a Palm Beach), pero en el que nadie quiere entrar. Contribuye a convertirlo en una alternativa tan atractiva e interesante como cualquier otra editorial. Hazlo como en el escondite: por ti y por todos tus compañeros.

La situación del panorama fantástico se me antoja un reto para los autores españoles. Y me encantan los retos. Durante años pedimos a gritos un foco, una oportunidad para que se nos viese, para que el gran público reparase en nosotros. ¿Querías foco? Toma foco que ni la bat-señal: Random House tiene un sello fantástico, al igual que RBA y Oz, Kelonia y Tyrannousaurus sacan fantástico y parece que las ventas son mejores que nunca. Es la oportunidad de demostrar que se puede cautivar a un gran número de lectores con obras de calidad, respaldadas en casos como el de Fantascy por una maquinaria promocional sin igual. Vamos a ver si somos capaces de llevarnos a esos lectores. Yo, como decía, lo veo como un reto. Y me apasionan.

Eso a nivel de exposición y ventas. A nivel de calidad, creo que la fantasía goza de buena salud en España. ¿Queréis nombres? Daré nombres. Jesús Cañadas tiene una elegancia, una capacidad de caracterizar personajes y una riqueza descriptiva cautivadoras. Guillem López tiene un talento para hilar historias y crear atmósferas que ya quisieran muchos autores al otro lado de la frontera. García-Clairac y Martín Morales están donde están a base de trabajo, talento y capacidad de enganchar a los lectores jóvenes. José Antonio Cotrina dejó el listón muy alto antes de publicar su último libro y por lo que he leído, tras su publicación está utilizando las astillas de dicho listón como mondadientes. Concha Perea ha llamado la atención de un gigante como Random House con su primera obra, que tengo que leer. ¿Queríais apuesta y credenciales? Tomad apuesta y credenciales. ¿Tengo que hablar de Negrete, Aguilera, Palma, Somoza o Gallego a estas alturas de película? Y aún tengo pendientes a plumas de las que he oído hablar muy bien, como Sofía Rhei o Virginia Pérez de la Puente. Me falta tiempo. En cualquier caso, voy a dejarlo ahí para que esto no parezca una entrada de Wikipedia. Pero lo que quiero decir: hay talento. Siempre lo hubo. Ahora hay talento y exposición. Aprovechemos el momento y hagamos algo grande, muy grande, con él.

Lista de los mejores libros de ciencia-ficción y fantasía en español del 2012

De vez en cuando viene bien celebrar alguna cosa, sobre todo cuando la información parece aferrarse a la cara más negativa de la realidad. Ya sé lo que estáis pensando: hay crisis, los recortes sociales no cesan, los desahucios abren los informativos todos los días, ha muerto José Luis Sampedro

El blog dice que estamos ante el fin de los tiempos y que el planeta quedará en manos de los seres virtuales que no contaminan, ni cometen crímenes, ni se alteran por los resultados de los partidos de fútbol. Le miro con la grima propia de quien reconoce la sombra de la verdad en las arrugas de sus palabras… y luego paso al contraataque para hablarle de virus informáticos y ordenadores que se volvieron chiflados (Hal de 2001: odisea en el espacio o Proteus de El Engrendro Mecánico, por mencionar un par).

El blog pregunta que qué demonios tenemos que celebrar, seguramente para cambiar de tema. Le contesto que ya llevamos 50 entradas en este rincón del ciberespacio. Me mira con una hostilidad que empieza a ser familiar y se aleja sin siquiera felicitarme, bueno vale, felicitarnos. Tan solo le oigo murmurar que, con tantas entradas en la site, esto se parece cada vez más al camarote de los Marx.

Creo que no hay mejor manera de celebrar que proponeros un artículo elaborado a base de las contestaciones que nos habéis suministrado a través de las redes sociales. Preguntamos hace unos días por los libros de ciencia ficción y fantasía originalmente escritos en español que destacaríais en 2012. Una vez cotejadas las respuestas, aquí tenéis la lista de los 6 títulos más mencionados y que recogemos por riguroso orden alfabético:

Antología Steampunk (Fábulas de Albión / VV. AA.)

Antología Terra Nova (Sportula / VV. AA.)

Cenital de Emilio Bueso (Salto de Página)

El mapa del tiempo de Félix J. Palma (Plaza & Janés)

El Rey Trasgo, la ciudadela y la montaña de Alberto Morán Roa (Kelonia)

Prospectivas (Salto de Página / VV. AA.)

Subte de Rafael Pinedo (Salto de Página)

A continuación ofrecemos los enlaces a las reseñas de cada una de las obras, realizadas por personas mucho más informadas que esta aprendiz de bloguera. El gesto es premeditado porque en este blog se han publicado artículos sobre dos de los libros indicados, pero queremos en esta ocasión servir de vehículo para hacer oír la voz de otros blogueros que desempeñan con entusiasmo y cariño una labor importante de apoyo al género. Veréis que cada enlace va acompañado de unas líneas que recogen la esencia, a nuestros ojos, de cada reseña.

 

Título: Antología Steampunk

Autor: Varios Autores

Editorial: Editorial Fábulas de Albión

Editor: Félix J. Palma

Desde el blog LeemaslibrosPedro analiza múltiples aspectos de la literatura y publica las reseñas de las obras que más le interesan, por una u otra razón. Hace unos meses compartió este artículo: http://www.leemaslibros.com/resena-de-steampunk-antologia-retrofuturista-editada-por-felix-j-palma

“Desde la irresistible imagen que preside la portada hasta el último de los cuentos, pasando por el prólogo de Palma y las biografías sintéticas de cada autor al final del libro (algo fundamental en una antología), este volumen es una delicatessen, un pequeño manjar que se puede disfrutar a bocados o de una sola sentada.

[…]

De nuevo me encuentro ante una selección en la que no sobra ninguna historia; en la que, aunque algunos cuentos no comulguen plenamente con mis gustos, no he dejado de disfrutarlos; y que, en definitiva, me ha servido no solo para pasar muy buenos ratos de lectura, sino para ampliar mis horizontes locales, para redescubrir que no es necesario salir de nuestras fronteras para encontrar una ficción excepcional.

Nombres propios de la ficción de nuestro país, como Fernando MaríasJosé Carlos Somoza y Andrés Neuman se mezclan con figuras menos conocidas pero no por ello menos brillantes. Doce historias retrofuturistas que abarcan todo lo que da de sí el género, desde los autómatas y zeppelines hasta los vampiros y las máquinas infernales.”

 

Título: Antología Terra Nova

Autor: Varios autores

Editorial: Sportula

Editores: Mariano Villarreal Luis Pestarini

Héctor desde el blog In the name of Goth, ofrece su opinión sobre esta antología de relatos del género: http://www.inthenameofgoth.com/hectorgomez/?p=2281

Terra Nova debuta con éste, el primero del que esperemos sean muchos volúmenes, tras postularse como posible referente de la ciencia-ficción en castellano.
Presentándose con una portada vistosa y muy atractiva firmada por Ángel Benito Gastañaga, en la que recrea un mundo futurista con una más que evidente estética steampunk, la antología abre con una pequeña presentación en la que los seleccionadores dan su visión de la ciencia-ficción como una literatura que ya ha llegado a desprenderse de su propia etiqueta de género, trascendiéndola, pero sin dejar nunca de mirar al presente por medio de la continua especulación con que trata al futuro.

[…]

El resultado final cumple con creces con todas las expectativas creadas durante estos meses de espera. A los cinco relatos de autores de origen hispanoparlante añade tres relatos traducidos del inglés que aportan una dimensión de mucho mayor interés al conjunto, permitiendo al público español disfrutar de dos de los trabajos más importantes y galardonados de los últimos tiempos en un lapso de tiempo mucho menor del que habitualmente estamos acostumbrados en el panorama de la literatura de género en castellano.”

 

Título: Cenital

Autor: Emilio Bueso

Editorial: Salto de Página

Fernando -mitad hombre, mitad libro- escribe el blog  Deprisa, Deprisa http://deprisa-deprisa.blogspot.com, aunque esta reseña suya apareció en la web Reseñas de Libros:http://www.reseña.org/cenital-EmilioBueso-69

Cenital se articula en varios estadios de lectura en los que vamos a poder ir conociendo datos que están más o menos a la vista de aquel que quiera leer más allá de los datos oficiales que día a día se nos van mostrando en los diferentes periódicos y noticiarios televisivos, así como reflexiones de Destral, el personaje alrededor del que se monta uno de los grupos de supervivencia, sobre observaciones que hace de la sociedad en la que le ha tocado vivir.

Pero cuidado, Cenital no es una novela con protagonista absoluto, más bien sería una novela coral con un personaje que lleva el mando del grupo, en la que además, no estaremos integrados dentro de él, sino que vemos los hechos desde arriba, desde el llamado plano cenital (una de las posibles razones del título). Y como lectores, seguro que cada uno de nosotros nos sentiremos identificados con algunos de estos personajes, ya que provienen de estamentos diferentes, desde el promotor inmobiliario, a un indignado, un emigrante sin papeles, pero que se deshumanizan al unirse en la ecoaldea (de hecho se llaman por sus nicks virtuales), que viven en ella por lo que aportan, por sus conocimientos básicos, no por lo que fueron u ostentaron antes.”

Título: El Mapa del cielo

Autor: Félix J. Palma

Editorial: Plaza & Janés

Abasteciendo de reseñas a quienes se encuentran perdidos entre las miles  recomendaciones que se publican en Internet se encuentra Miquel, creador del blog La biblioteca de Illium. A continuación os traemos su visión de la obra de Palma:http://ilium.qdony.net/?p=8

“Aunque mi reacción ante la unanimidad de la buena acogida del libro se acerca a la incomprensión, lo cierto es que a casi todo el mundo le gusta. Tened eso en cuenta frente a mi reseña: probablemente esté equivocado. A pesar de todo, se trata de una novela con mucha personalidad, muy bien ambientada y con un sentido del humor peculiar que funciona mejor si no te lo tomas muy en serio. Sospecho que mejora si se lee rápido y sin lupa, pero algo tendrá cuando me ilusiona de verdad leer El Mapa de Cielo, su secuela. A pesar del tono sarcástico que pueda tener mi reseña en algún momento, os aseguro que es una novela que me inspira respeto y más aún su autor. Simplemente, en lugar de considerar que ha nacido una estrella, como parecen sugerir muchas reseñas, creo quePalma es una voz interesante rebosante de ideas a la que seguir con atención, a la espera de que de a luz la obra maestra que algunas partes de esta novela me sugieren que lleva en su interior.”

 

Título: El Rey Trasgo, la ciudadela y la montaña

Autor: Alberto Morán Roa

Editorial: Kelonia

El rincón de Koreander, a cargo de Sergio, es un espacio abierto a los relatos, las noticias, las reseñas, las entrevistas y cualquier información relacionada con la ciencia ficción, la fantasía y el terror. Aquí podéis consultar el post sobre la novela de Morán Roa:http://elrincondekoreander.wordpress.com/2012/12/17/el-rey-trasgo-un-prologo-sensacional/

“Como una Scherezade cualquiera, el autor me ha hecho desconfiar de unos y otros para luego sacudirme con una traición orquestada por aquel tipo del fondo, del que ya no me acordaba; ha conseguido que tema a un poder inconmensurable solo para después disolverlo en el aire como la cabeza de un diente de león; me ha enseñado a una criatura deforme e irrisoria que gobierna el mundo por detrás del telón; y me ha mostrado a un joven amante de los libros que esconde en su interior la semilla de un tremendo héroe.

Las historias no llegan a converger, aunque los acontecimientos son paralelos y al final comprobaremos que están movidos por los mismos hilos. La primera trama nos habla de los esfuerzos de tres reinos por controlar y al mismo tiempo defender la ya comentada ciudadela, una tierra flotante que puede trasladarse por el aire y que es al mismo tiempo un gran arma. La otra historia aprovecha a dos personajes en apariencia insignificantes que deciden cuidar a un antiguo nigromante en una pequeña librería, aunque el capítulo sexto está elaborada en su mayor parte por extractos de un diario que nos narrara las andanzas de una pequeña troupe que recorre el interior de dicha montaña buscando una salida. Sé que no digo mucho, pero hay demasiada miga como para profundizar más.”

 

Título: Prospectivas

Autor: Varios Autores

Editorial: Salto de Página

Editor: Fernando Ángel Moreno

Elías mantiene informada a la comunidad de fans de la sci-fi de las últimas noticias del género desde el blog Sense of Wonder. En él, reflexionó sobre Prospectivas:http://sentidodelamaravilla.blogspot.ae/2013/01/prospectivas-antologia-editada-por.html

“Las historias de César Mallorquí, Elia Barceló y Rafael Marín forman precisamente la intersección de Prospectivas con la Antología de la ciencia ficción española 1982-2002 de Julián Díez y he de decir que no se resienten por el tiempo pasado ni por la relectura. De hecho, quizá he apreciado “Mein Führer” de Rafa Marín más en esta segunda lectura que cuando la encontré por primera vez. Los tres relatos, en cualquier caso, siguen siendo excelentes y no es de extrañar que hayan sido seleccionados tanto por Moreno como por Díez.

El resto de relatos de Prospectivas son, en general, también de una alta calidad, aunque con algunos altibajos. Especialmente destacables me parecen “Todo lo que el hombre puede imaginar” de Juan Miguel Aguilera y “La carretera” de Rodolfo Martínez, sobre todo porque son relatos que están claramente en diálogo con el género al tiempo que aportan una visión propia y particular.”

 

Título: Subte

Autor: Rafael Pinedo

Editorial: Salto de Página

Mariano está detrás de Literatura Fantástica, que no es un blog sino un portal dedicado a la sci-fi. Podéis conocer un poco mejor la novela Subte a través de la reseña que se publicó no hace demasiado: http://literfan.cyberdark.net/2012/Subte.htm

Subte es el tercer y último libro de una terna que también incluye a Plop (primer premio Casa de las Américas en 2002) y Frío, un tríptico de novelas breves que se desarrollan en un mundo post-apocalíptico y comparten entre sí una misma ambientación, preocupación formal y desesperanza acerca del futuro del ser humano. Una visión apocalíptica sobre la destrucción de la cultura elogiada por la crítica como una obra excepcionalmente original y atípica, y que en España ha sido editada por Salto de Página.

La trama nos sitúa de golpe en plena lucha por la supervivencia: Proc, una muchacha embarazada de ocho meses, corre por las vías de un antiguo túnel perseguida por una jauría de lobos. El joven entenado que la acompaña queda atrás y es rápidamente devorado por las fieras; pero en su cruda realidad no hay tiempo para hueras lamentaciones y el breve instante de respiro es aprovechado para asirse a unos cables que penden de un pozo de oscuridad e iniciar un extenuante descenso. Agotada por el intenso esfuerzo realizado, se aovilla en su hamaca de viaje al pie de un corredor y se deja vencer por un sueño intranquilo del que es bruscamente despertada por una desconocida tribu de hombres-murciélago, que la conducen a un mundo de tinieblas perpetuas.”

Ninguna lista realizada a través de una votación popular satisfará a todo el mundo. Los títulos aquí recogidos podían ser otros porque la opinión de los lectores es vasta e impredecible. Seguramente, no están todos los que son, pero no pretendemos que éste sea un inventario exhaustivo y representativo ajustado a las leyes de la estadística. Esto es solo una relación de obras escritas en español que han dejado buen sabor de boca a un puñado de aficionados entusiastas que leen bastante ciencia ficción y fantasía.

Si no sabéis qué leer… probad con alguno.

 

“El Rey Trasgo” de Alberto Morán Roa

“El trasgo es una criatura mitológica propia de la mitología clásica gallega presente en la tradición de otras culturas del norte de España, como la asturiana, la castellana o lacántabra, y en general en la cultura española. Se le representa como un hombre pequeño y cojo al que se adjudican aquellos ruidos nocturnos que nos despiertan y pequeñas diabluras, como cambiar objetos de sitio. En Asturias, el trasgu recibe diferentes denominaciones según los lugares: conoce trasno, Cornín o Xuan dos Camíos, Gorretín Coloráu o el de la Gorra Encarnada. En otros lugares de Europa también es conocido como gnomosilfokobold.” [Wikipedia]

Tenía doce años cuando me divorcié de mi apéndice. Lo recuerdo perfectamente porque durante los tres días que pasé en el hospital leí La Historia Interminable de Michael Ende. En cuanto terminé El Rey Trasgo: la ciudadela y la montaña del donostiarra Alberto Morán Roa, disponible a través de Kelonia Editorial en libro y e-book, empecé a sentir un ligero cosquilleo en el costado derecho. El apéndice fantasma reclamaba mi atención porque reviví las mismas sensaciones que un día me habitaron en aquel cuarto de hospital donde leía sin parar.

El blog discrepa, como es habitual. Dice que los trabajos de Ende y Morán Roa se parecen como una web a una castaña (es su intento de integrar la frase “como un huevo a una castaña” a su universo digital … sed indulgentes).

Respiro hondo y recurro a la única estrategia válida en estos casos: lo ignoro.

La fuerza de las ausencias

El Rey Trasgo cuenta cuatro historias que bailan juntas a un son de leyenda. Aunque la temática no tenga que ver directamente con la descrita en La Historia Interminable, la fantasía en ambas discurre por senderos aventureros. La magia y los seres fabulosos aparecen en ambas obras, aunque la novela del donostiarra transcurra en tierras donde se respira un aire a steampunk en la lejanía (hay artefactos mecánicos e ingenios ópticos, entre otras cosas).

Morán Roa ha escrito una novela sobre la física de las ausencias: la ausencia de la persona amada del erudito Tobías; la ausencia de esperanza de Lucio, el artista itinerante; la ausencia de cordura del Rey Trasgo; la ausencia de paz de Kaelan, el militar esidiano. Estas cuatro lagunas son fuerzas vitales que conducen una narración cuadricéfala, con flashbacks incluidos, por los senderos de un mundo mítico. En él, los reinos de Ara, Esidia, Thorar se alían para luchar contra el invasor Kara y, tras un periodo de calma, las intrigas políticas y la intervención del rey duende dinamitará los cimientos de la paz aparente.

La robustez de los cuatro protagonistas se ve arropada por unos personajes secundarios memorables (aquí, tengo que hacer mención del catatónico Mirias… una joya a pesar de su estado de hibernación). Hay escasez de mujeres en la historia (la excepción es Naie) pero lejos de reprochárselo al autor, creo que hay que respetar esta estrategia narrativa. Haber incluido alguna para cubrir una cuota imaginaria no hubiera servido a los propósitos argumentales, creo yo.

Se nota que Alberto Morán Roa seduce las palabras. O quizás sea el idioma el que lo enamora a él. Os aseguro que describir con la puntería expresiva con que lo hace este escritor, no es tarea fácil. La riqueza de términos y la precisión con la que están dosificados me parecen una labor titánica y meticulosa. Percibo muchas horas invertidas en tejer estas historias, y eso siempre se agradece.

Solo una de las tramas se vierte en primera persona, la del malogrado Lucio, cuya experiencia en las profundidades montañosas hiere como una talla de sílex. El narrador en tercera persona permite observar la acción desde las alturas de la ciudadela flotante al interior de la montaña del resto de personajes. La alternancia de narradores, actores y tramas aporta dinamismo a la novela, que no cesa de ofrecernos una variedad de escenas en la que abundan las referencias a otras obras fantásticas.

En la rueda de referencias quiero empezar con una que ya mencioné al propio Alberto Morán Roa a través de las redes sociales. Me refiero a Los Cazadores de Dragones, la serie francesa de animación de Arthur Qwak http://www.youtube.com/watch?v=o_wJZMP-YME en la que asistimos a las aventuras de Lian-Chu, Gwizdo y su mascota el dragón de “bolsillo” Hector en un mundo de islas tan flotantes como la ciudadela del donostiarra (no puedo resistirme a comentar que la canción introductoria es interpretada por The Cure ). En El Rey Trasgo hay una historia draconiana, pero seguro que no es la que os imagináis, creedme.

Personalmente veo una importante influencia de Tolkien, sobre todo en la parte en la que se describe el hábitat recóndito poblado por los trasgos: he pensado inmediatamente en la cavernosa morada de Gollum. Es imposible no pensar asimismo en Canción de Hielo y Fuego de G.R.R Martin, con sus épicas batallas, la competitividad entre sus reinos y las traiciones a gran escala.

El final de la novela arremete contra el lector de una forma un tanto brusca, con un cambio de ritmo sorprendente con respecto al resto. No sé si es un efecto buscado o una licencia del autor. Se agradece el anexo dedicado a la lista de personajes, aunque me hubiera gustado contar con un mapa detallado de las tierras que se describen. El propio Albertoha confirmado que el mapa se encuentra en proceso de preparación y estará disponible muy pronto.

La portada es, sencillamente, alucinante y alucinógena. Confieso que siento debilidad por las acuarelas expresionistas. No sé si la ilustración de Barb Hernández es acuarela o no, pero a mí me dio la sensación de que esas manchas de tinta eran capaces de mutar sus formas.

Os recomendamos que visitéis la web de la novela http://www.elreytrasgo.com o su bloghttp://elreytrasgo.blogspot.com que os suministrará todo tipo de  información sobre el autor y la obra (no dejéis de admirar los paisajes de Óscar Pérez inspirados en los escenarios de la historia).

A estas alturas, habréis podido deducir que he disfrutado con la novela y que la recomiendo para quien desee deleitarse con una fantasía ibérica. Digo esto porque, no hace mucho se planteó en las redes sociales un debate sobre la sequía de seres mitológicos nacionales. Creo que el trasgo podría considerarse como uno de esos raros especímenes legendarios que forman parte del folklore del norte peninsular. Me parece una apuesta novedosa y arriesgada por parte de Alberto y creo que va a facilitar el camino a otras obras que pueden nutrirse de referencias similares. Por cierto, el donostiarra está escribiendo la segunda parte, otra buena noticia.

El blog opina que soy pelota.

Le sigo ignorando.

Ahora mi apéndice fantasma intenta comunicarse conmigo. ¿Estaré perdiendo el juicio? O peor aún. ¿Habrá poseído un trasgo al blog?