¿Y si ‘Avatar’ no fuera tan original?

Hoy me he rebelado. El blog no se lo esperaba. Mi repentina valentía le ha pillado por sorpresa y creo que por eso no ha opuesto resistencia. Me mira desde un rincón con ojos confabuladores y sé, porque lo conozco como si lo hubiera parido, que está tramando algo.

Cartel de la película Avatar

El blog es fan incondicional de James Cameron, el director de cine canadiense de películas como Piraña II(1981), Terminator (1984), Aliens (1986), Abyss (1989),Mentiras Arriesgadas (1994), Titanic (1997) o Avatar(2009). Por eso no me perdona que quiera referirme a este último título desde una perspectiva crítica, o como diría él, hostil. Le expliqué que mi intención no es entrar a valorar a Cameron como director, que los Na´vi me perdonen, porque no soy especialista en estudios cinematográficos ni soy crítica de cine. Me parece un profesional honesto, como diría un amigo mío que sí hizo un doctorado en cinematografía, pero tampoco encuentro que sus guiones sean obras cumbre del séptimo arte, aunque eso sería otro tema a tratar.

Lo que quiero es explicarme ante las muchas personas que se indignan cuando les comento que Avatar me desilusionó. Generalmente obtengo miradas sorprendidas,  gestos incrédulos y una retahíla de comentarios tipo “como-puedes-decir-eso-si-es-un-peliculón”. Llegué a pensar que debía haber algo que no funcionaba bien en mi cabeza porque su pseudo-filosofía zen gustaba tanto que incluso parecía haberle cambiado la vida a más de uno.

No os equivoquéis. Estoy de acuerdo con que las películas inspiren, permitan que la gente se cuestione ciertas cosas y estimulen la espiritualidad, la estética, la moral o la frivolidad. Es lícito que hasta Avatar lo haga, como lo pudieron hacer en su día Senderos de Gloria (1957), El cielo sobre Berlín (1987) o Las aventuras de Priscilla, reina del desierto (1994) por poner varios ejemplos.

Yo lo único que le reprocho a Cameron es que no lograra sorprenderme. Ya sé lo que muchos pensáis justo ahora. ¿Y los efectos especiales? Tengo que reconocer que eran brillantes, porque el canadiense es el José Luis Moreno del espectáculo 2D y 3D –y conste que el Sr. Moreno cuenta con todos mis respectos-. Desde el comienzo de su carrera JC ha demostrado que es un fantástico ilusionista visual. Si fuera tan buen guionista como mago de los efectos digitales, sería un monstruo sagrado del celuloide.


Cameron, el rey del reciclaje narrativo
Hace varias semanas tuve el honor de entrevistar a Amy Thomson, la escritora de etno eco-ciencia-ficción que publicó en 1984 El color de la distancia. Mientras me documentaba para escribir el cuestionario que le envié,  llegué a comprobar que otros lectores habían llegado a conclusiones parecidas a las mías con respecto al asombroso parecido entre dicha novela y Avatar.

Lo cierto es que incluso la propia autora pensó que muchos de los elementos de la cinta era extraordinariamente parecidos a los de su obra.

En ambas historias hay un ser humano ‘infiltrado’ en una especie distinta, un planeta con una flora y fauna exuberantes y una civilización autóctona que vive en comunión con la naturaleza. Sospechoso ¿no?

Cameron afirma haber comenzado a escribir el primer borrador de su guión en 1995 y la novela de Amy Thomson se publicó en el 1984. Por su parte la novelista nos contaba que el germen de su historia provenía de unas pocas frases de La Mano Izquierda de la Oscuridad, el libro que Ursula K. Le Guin publicó en 1969. Se refería al momento en el que el protagonista, Genly Ai, se sorprende ante lo ajeno que su propio pueblo, dotado de dos sexos, le parece tras haber pasado muchos años alejado.

Lo anterior tan solo demuestra que las ideas de Cameron no son tan originales como parecen, pero en modo alguno sugiere que él las copiara. Cualquier creador busca inspiración a su alrededor. Se trata de un diálogo eterno que se plantea continuamente en todas las ramas del arte y en el que los artistas se re-interpretan, desafían, provocan y sugieren los unos a los otros. Forma parte del mecanismo creativo. La propia Amy Thomson comentaba que le habría hecho ilusión que Cameron hubiera leído su novela, pero que no tenía forma de comprobar si así había sido. El cineasta afirma haber leído compulsivamente ciencia ficción durante su adolescencia y juventud, llegando incluso a devorar un libro al día.  Él mismo lo reconoce en una entrevista para Total Film.

He encontrado numerosas reseñas sobre otras posibles fuentes de inspiración del cineasta, como este artículo que señalan diez posibles referentes.

Si damos crédito a los entendidos, Avatar también presenta numerosas coincidencias con El nombre del mundo es Bosque (1972) de la ya nombrada  Ursula K. Le Guin. En dicha novela los athstianos, unos humanoides de color verde y metro y medio de alto, son explotados en las factorías madereras de los humanos del frondoso planeta Nueva Tahití. Curioso ¿no?

Llámame Joe, la novela corta que Poul Anderson publicó en 1957, relata la historia de un parapléjico que habita telepáticamente una forma de vida artificial desarrollada para explorar un planeta, Júpiter, inaccesible para el ser humano. El protagonista se sienta cada vez más identificado con su cuerpo habitado mientras lucha contra los depredadores en la superficie joviana. No me digáis que no os suena extrañamente parecido a la historia de Avatar.


Postdata
Creo que queda más que explicada mi posición con respecto al tema. Pero no me quedaría tranquila si no analizara la desilusión añadida que me produjeron los escenarios y la música de la película. Es cierto que ambos aspectos no tienen nada que ver con la parte narrativa del proyecto, pero no puedo dejar de mencionarlos.

La escenografía del planeta Pandora nos recuerda a no pocos paisajes existentes tanto en la Tierra como en la imaginación de algún que otro creador. Las célebres islas flotantes del mundo de los Na´vi se parecen a las montañas de la región sur de Hunan en China.

El destino me hizo vivir en Paris durante varios años y allí descubrí una fabulosa serie de animación llamada Chasseurs de Dragons, creada por Arthur Qwak. En el este linkcomprobaréis cómo el mundo imaginario creado por Qwak está compuesto por miles de islas flotantes y móviles. No me resisto a hacer un apunte para comentaros que la canción que introduce la serie, “The Dragon Hunters Song”, está interpretada por The Cure.

En cuanto a la banda sonora de Avatar, compuesta por James Horner, son ya muchos los que destacan su inusual parecido a anteriores trabajos del músico para cintas comoTitanicGloryLas cuatro plumas o Willow. A mí, y esto es una opinión muy personal, me recordaba enormemente a la partitura que Ennio Morricone creó para La misiónpor su similar aproximación musical a la idiosincrasia de los nativos Na´vis tal como hacía el músico italiano con los guaraníes.

Por último quiero rematar esta entrada con una última observación. Cuando estaba viendoAvatar en el cine, y mientras me llevaba desilusión tras desilusión, no dejaba de acordarme de otra película de ciencia ficción de Cameron. Se trata de Aliens, la segunda entrega de la saga iniciada en 1979 por Ridley Scott. En ella encontramos los siguientes elementos emparentados: marines, lucha con exo-robots, científicos empeñados en estudiar a los extraterrestres, Sigourney Weaver

Diréis que estoy obsesionada. Diréis que qué me ha hecho James Cameron. Solo puedo decir en mi defensa que me he quedado tremendamente a gusto después de explicar mi postura. Con ella no quiero desvalorizar Avatar pues me parece que, a pesar de su falta de originalidad en muchos frentes, es una película entretenida y en la que se aprecian unos efectos especiales muy pensados y trabajados.

Sé que esta entrada me va a costar caro. El blog se la tiene jurada a la Jurado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s