Noura al Noman, autora de Ajwan: “La sci-fi me ha enseñado que tenemos más en común los unos con los otros de lo que parece”

No sabía que el blog leía en árabe. Lo descubrí el otro día cuando le sorprendí con un libro en la mano, pasando las páginas de derecha a izquierda. Era Ajwan, una novela juvenil escrita por la autora emiratí Noura al Noman y editada por la editorial egipcia Nahdet Misr.

Mi sorpresa se tradujo en fascinación cuando, tras preguntarle con insistencia, comenzó a contarme el argumento de una historia que transcurre fuera de nuestro sistema solar, con seres humanos que han modificado sus cuerpos y hábitos de vida para adaptarse a nuevos hábitats. Obligada por unas circunstancias extremas, la heroína se embarcará en un viaje que la alejará de su planeta oceánico y en el que descubrirá facetas insólitas de su personalidad. Es una odisea tanto personal como galáctica, muy capaz de atraer la atención de la juventud árabe por sus numerosas referencias a eventos de magnitud similar que ocurren en la actualidad.

El blog se pone en contacto con Noura al Noman y yo no puedo resistirme a hacerle las preguntas que se me habían ocurrido mientras me detallaba la narración.

Cristina Jurado: Ajwan es una novela de ciencia ficción en árabe para jóvenes adultos. Me encantaría que hicieras una breve sinopsis para los lectores.

Noura al Noman: Ajwan es un nombre árabe derivado de la palabra “jown”, que significa mar pequeño o caleta. Ajwan sería su plural.  Éste es el nombre de la protagonista, una muchacha de 19 años procedente de una raza capaz de respirar en el agua. La novela comienza con la devastación emocional que supone la arriesgada huida de su planeta, víctima de una catástrofe natural que lo destruye y que acaba con toda su raza. Esta traumática experiencia despierta una capacidad latente en ella: la Empatía. El trauma deAjwan se agudiza cuando se da cuenta de que está embarazada y recibe la noticia de que su marido ha muerto en el desastre planetario. ¿Cómo va a poder seguir adelante como una refugiada en este universo tan vasto? Al mismo tiempo, actos de violencia se suceden por todo el sector del universo en el que ella vive, dejando perplejos a los investigadores. Estos eventos misteriosos afectan la vida de Ajwantraumatizándola aún más. Para poder seguir adelante con su vida, debe elegir entre abandonar el camino de la no-violencia o convertirse en un soldado pero ¿podrá hacerlo cuando es un Ser Empático?

 

CJ: He leído que comenzaste a escribir Ajwan porque no podías encontrar una novela para jóvenes adultos en árabe. ¿Cómo se te ocurrió la historia? ¿Cuánto tardaste en escribirla?

NaN: Sí, tengo dos hijos en edad adulta y cuatro hijas adolescentes. Todos ellos crecieron alrededor de mi biblioteca, que está repleta de novelas de ciencia ficción y fantasía que colecciono desde mediados de los ´80… en inglés, claro.  Hace cuatro años, estuve buscando literatura en árabe para adolescentes y no encontré prácticamente nada escrito específicamente para este público. Todo lo que había disponible no podía competir con lo que tenía en mi biblioteca. Mi marido y mis amigos más cercanos me animaron a escribir en árabe. Como siempre me han gustado series de TV como Man from Atlantis, elegí una protagonista que pudiera respirar en el agua. Al principio, sólo sabía que la empatía sería su poder especial (creo que no hay la suficiente en este mundo y existen numerosos super-poderes destructores ahí fuera) y qué le haría cruzarse en el camino de su antagonista. El resto surgió cuando empecé a escribir un párrafo después de otro. Me inspiré en temas de esta parte del mundo: la gente marginada y desarraigada, y las personas sin escrúpulos y sedientas de poder que las utilizan para lograr sus propios fines a través del terrorismo y los actos violentos. Para llevar a buen puerto este proyecto, al tiempo que trabajaba y me ocupaba de mi numerosa familia, me prometí a mí misma escribir 800 palabras al día. Terminé el manuscrito en nueve meses, lo que se tradujo en más de 91.000 palabras.

 

CJ: Creo que novela es muy valiente. Primero, porque abordas un género que tiene poca tradición en árabe. Segundo, porque elegiste una chica como protagonista. Tercero, la historia contiene numerosas referencias a la actualidad política y social. ¿Fue complicado encontrar una editorial que apoyara tu proyecto?

NaN: Supongo que tiendo a ser una anomalía en muchas de las cosas que hago.  Siendo adolescente solía leer novelas en inglés cuando nadie de mi entorno, ni mi familia ni mis compañeras de escuela, lo hacían. Vestía vaqueros y camisetas a finales de los ´70 y principios de los ´80 cuando era poco habitual. A mediados de los ´90 fui la única mujer emiratí que abrió un despacho de traducción jurídica. Creo que nunca he hecho nada para agradar a los demás. La primera editorial emiratí que leyó Ajwan (que ya había publicado dos libros míos) me dijo que no la veía apropiada para menores de dieciocho años. Otras dos editoriales árabes me contestaron que no publicaban ciencia ficción y el resto ignoró mis mensajes. Cierto editor leyó tres páginas de la novela y me pidió que se la enviara. Aunque respeto su trabajo, me preocupaba la distribución del libro (un problema común para la mayoría de las editoriales árabes) y había visto algunas de sus obras en la que la edición dejaba un poco que desear. Podría decirse que esperé a que la oferta adecuada llamara a mi puerta. Sabía que Nahdet Misr había traducido El Señor de los Anillos yHarry Potter y me presenté ante la directora durante la Feria Internacional del Libro de Sharjah. Su respuesta fue muy positiva. Cuando Nahdet Misr decidió apoyar mi proyecto, me di cuenta de que yo no era sólo una “geek” que pensaba que podía escribir.

 

CJ: Con una formación en inglés y traducción ¿hay planes de traducir Ajwan al inglés?

NaN: Tan pronto como terminé de escribir la novela, una amiga muy cercana que me había apoyado enormemente -pero que no habla árabe- me preguntó si podía leerlo. Me llevó siete meses traducirlo. Sigue siendo una traducción y necesita una edición adecuada realizada por una persona que no sea el traductor. Hace un mes, mi editorial me la envió editada a tiempo para mandarla a una editorial alemana y a otra turca que me habían contactado. Aunque todos mis amigos me piden que la publique en inglés, no puedo hacerlo todavía. El problema es que en esta parte del mundo, nuestros adolescentes leen en inglés y casi nada en árabe. La idea de publicar Ajwan era proporcionar contenido en árabe para este público. Mi hija mayor, de diecisiete años, leyó el libro en árabe y le gustó. Tres jóvenes se comunicaron conmigo por Twitter para decirme que era la primera novela en árabe que leían. Esto quiere decir que la temática de sci-fi había conseguido acercarles al árabe. Por eso, creo que voy a esperar un poco para publicarla en inglés.

 

CJ: En una entrevista mencionas las dificultades de escribir ciencia ficción en árabe, porque algunas ideas nuevas son difíciles de transcribir. ¿Cómo es escribir en árabe dentro de este género?

NaN: Escribir Ajwan ha resultado muy educativo, tanto a la hora de acometer la producción de una novela como en cuanto a la estructura de los párrafos o de las frases en árabe. Sé que sonará gracioso, pero me sentí como si estuviera escribiendo en una segunda lengua y no en mi idioma materno. Soy Licenciada en Literatura Inglesa y cuento con un Master en Traducción. Tengo que admitir que le debo mucho a mi profesor, Basil Hatim, por hacerme ver el árabe de una manera distinta, por ayudarme a apreciar sus matices y por guiarme hacia buenos libros de referencia allá por el año 2000.

Incluso entonces, sentí que no disponía de casi ningún marco de referencia, porque tenía muchas ganas de escribir una historia pero poco tiempo para remitirme a la estructura o las novelas en árabe. No sólo debía resolver problemas sobre la jerga científica sino, simplemente, buscar la manera en la que narrar las escenas de acción. ¿Cómo describir una pelea? De hecho, no sabía cómo describir cosas tan simples como “chasquear la lengua” o “cruzarse de brazos mientras se apoyaba en un escritorio”. Tengo dos amigas escritoras, Salha Ghabish Fatma Al Nahidh, con experiencia que no consiguieron ayudarme. ¡Era bastante frustrante!

Afortunadamente vivo en un país en el que se subtitulan todas las películas. De este modo, un espectador con poco conocimiento del inglés puede disfrutar de un largometraje de ciencia ficción. Esto me ayudó a la hora de buscar traducciones para conceptos como “los agujeros de gusano” o los “motores de ion/plasma”. Admito que la traducción no es la ideal (realmente necesitamos desarrollar nuestro propio vocabulario en árabe), pero al menos no tuve que empezar desde cero. Al final, ésta ha resultado ser una experiencia increíble para mí y me encanta enfrentarme a estas cuestiones de nuevo, mientras descubro nuevos problemas e intento empujar los límites de la literatura de sci-fi. En la secuela de Ajwan, el segundo libro de la saga, he inventado una palabra para una motocicleta anti-gravitatoria y me siento muy bien con ello.

Una novela en árabe sin cultura “árabe”

CJ: ¿Te consideras una ávida lectora de ciencia ficción y fantasía? ¿Cuáles son tus autores favoritos del género y por qué?

NaN: De los catorce a los veintiocho años, leí casi exclusivamente sci-fi. Después empecé a alejarme de la ciencia ficción y a interesarme por otros géneros, pero siempre continué leyendo fantasía. Tras terminar Ajwan, decidí volver a disfrutar de libros de ciencia ficción. Mi fascinación con este tipo de temática comenzó cuando vi un tráiler de La Guerra de las Galaxias en 1977. Consiguió atraparme completamente. Uno de los primeros trabajos que me introdujeron en la “creación de mundos” es Dune de Herbert. Hasta entonces, las novelas que había disfrutado contaban aventuras en galaxias, etc, pero cuando ves un mundo al completo te sientes atraído a él e incluso comienzas a crear tus propios personajes, cultura o aventuras dentro de ese mundo. Otros autores son: Alan Dean Foster con su universo HumanxAnne McCaffrey con su serie PernJulian May con su Saga of Pliocene Exile y la serie Galactic Milieu. Todas y cada una de esas obras me enseñaron las ventajas de crear mundos ricos con escenarios detallados que permiten desarrollar nuevas historias y spin-offs más tarde. Quería conseguir el mismo efecto en los lectores árabes. Sin embargo, no quise limitarme con mi propia cultura. Si la ciencia ficción trata del futuro, yo imagino uno en el que las etnias de la Tierra se han diluido tanto que no son reconocibles. Creo que mucha gente se sentirá decepcionada ante la falta de cultura “árabe” en Ajwan. Pero lo hice así a propósito.

 

CJ: Me sorprendió aprender que había pocos títulos de sci-f en árabe. ¿Por qué crees que es así?

NaN: No estoy realmente segura. Debo admitir que no he leído novelas en árabe en años. La última fue Utopia de Ahmed Khalid Tawfiq porque había oído que era de ciencia ficción y tenía curiosidad por comprobar cómo otros autores árabes escriben. Aunque disfruté del libro, no aprendí demasiado leyéndolo. Se desarrolla en Egipto en unas cuantas décadas. He consultado algunas reseñas de otros trabajos de autores árabes, tanto hombres como mujeres. Parece que todos presentan los mismos “límites”: se trata de historias que suceden en la Tierra y en un futuro no muy lejano. No sé por qué y tampoco puedo realizar un análisis al respecto puesto que no soy una especialista en la materia, pero creo que debe haber alguna razón. Asimismo parece que todos tratan “asuntos árabes”, políticos o sociales, lo cual no es erróneo per se (Ajwan también lo hace), pero creo que pueden llegar a deprimir. ¿Tiene la ciencia ficción que ser un instrumento para “arreglar” las cosas? ¿No puede tratarse sobre la creación de mundos en los que existe la posibilidad de que mucho más? He leído un montón de ciencia ficción en mi juventud y si no hubiera sido por sus saltos de imaginación o por los temas y argumentos de otros mundos, nunca me habría sentido atraída hacia este tipo de literatura. Me preocupa que ésta sea la razón por la que nuestra juventud no lee ni escribe ciencia ficción en árabe, aunque puede que me equivoque.

Otro elemento relacionado es el sistema educativo que ha fracasado a la hora de interesar a los jóvenes en la ciencia, de cara a sus estudios y a una posible carrera. Sin ciencias no puede haber obras relacionadas, ni tampoco lectores. Y la consecuencia trágica de todo esto es el hecho de que el mundo árabe impulsa muy poco las iniciativas científicas. Es gracioso cómo la gente subestima la sci-fi cuando tiene la capacidad de traernos de vuelta a la primera línea de los avances científicos.

 

CJ: ¿Qué crees que puede aportar la ciencia ficción a la audiencia árabe?

NaN: Como ya digo en la respuesta anterior, puede producir los científicos árabes del futuro. Puede mostrarles que algunas predicciones sobre el devenir se hacen realidad y que deben estar preparados para los cambios que se avecinan, tanto si son buenos como si son malos. Pero una de las mejores cosas que la sci-fi me ha enseñado, y creo que a otros también, es que tenemos más en común los unos con los otros de lo que parece y que no hay tantas cosas nos diferencien. Debemos celebrar las similitudes y respetar las diferencias sin tratar de imponer nuestros ideales a los demás. Utilizando a extraterrestres para introducir esas ideas, podemos enviar un mensaje sutil que puede crear una generación más tolerante y un futuro más pacífico. Respecto a este punto, muchos me han dicho que soy demasiado ingenua.

 

CJ: En relación con la pregunta anterior, ¿qué puede aportar la cultura árabe a la ciencia ficción y la fantasía?

NaN: Creo que cada cultura posee atributos únicos que, unidos a la sci-fi, pueden generar contenidos que apelen a los lectores de otras sociedades, cansados quizás de recibir las mismas historias.

 

CJ: Hay mucha influencia española en los nombres de los personajes y lugares donde se desarrolla Ajwan. Has mencionado que hay una historia que se esconde tras este detalle. ¡A nuestros lectores españoles les gustaría conocerla!

NaN: Cuando creas otros mundos, necesitas una premisa de la que partir. La mía era que, en el futuro, los humanos dejarían la Tierra y colonizarían otros planetas habitables. Esto los alejaría de nuestro sistema solar y habrían olvidado sus orígenes por completo. Sin embargo, debido a la naturaleza humana, viajarían en grupos étnicos: los rusos colonizarían varios planetas; chinos, indios, japoneses y españoles harían lo mismo. En sus mundos correspondientes los nombres de los ríos, montañas, ciudades e incluso de la gente procederían del lenguaje hablado por los primeros colonos. In Ajwan, “Esplendore” es un planeta con una población mediterránea formada por españoles, turcos e italianos que han creado sus propios “países/reinos”. Cuando decido que quiero que los eventos narrados trascurran en un nuevo planeta, elijo la nacionalidad de sus colonos y luego pienso en conceptos –valor, belleza, violencia, función, etc- y uso Google Translate  para producir términos que pueda emplear como nombres. Así “Esplendore” se compone de diversos reinos: uno es un “sultanato” llamado “Segovia”. La Sultana de “Segovia” es manipulada por alguien y por ello elegí el nombre de “Marionetta” para ella. Su hijo, el heredero, se llama “Heredero” en el texto en árabe. Como esas palabras se transcriben al árabe, el lector las ve como simples nombres sin significado alguno (a menos que sepan español). He hecho esto mismo con casi todos los nombres del libro.

 

CJ: Actualmente estás trabajando en una secuela. ¿Tienes pensado escribir una saga?

NaN: Tengo esbozado el argumento para tres libros más. El segundo verá el final del camino emprendido por la protagonista en el primer libro. Sin embargo, le van a suceder muchas más cosas antes de convertirse en la mujer que merece ser. Esta historia se basa en el desarrollo del personaje.

He finalizado, además, el primer capítulo de un libro de fantasía para jóvenes adultos que tiene lugar en los Emiratos Árabes Unidos y que lleva a un grupo de adolescentes a vivir aventuras en los siete emiratos. Desgraciadamente, tendrá que esperar hasta que termineAjwan 4, a menos que viva en una isla desierta y pueda producir 5000 palabras al día. ¡Puedo soñar! De todas maneras, todo empezó con un sueño.

 

Queremos agradecer a Noura al Noman su gentileza al contestar nuestras preguntas con amplitud y prontitud. Le auguramos un prometedor futuro a la saga Ajwan y esperamos que en un futuro podamos disfrutarla quizás en otros idiomas.

El blog está celoso. Dice que debería ser él el que firmara la entrevista con Noura. Le contesto que fue él quién nos puso en contacto y que siempre soy yo quien se encarga de proponer y gestionar las preguntas. No parece que mis argumentos lo convenzan. Según él, que me he apropiado indebidamente de uno de sus contactos.

Le propongo cambiar la entrada y sustituir mi nombre por el suyo.

Me mira despechado y se echa a reír.

Tengo miedo…

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s