Lo mejor no es siempre lo más interesante y viceversa

The Best Science Fiction and Fantasy of the Year. Volumen 11 de Jonathan Straham se está convirtiendo por méritos propios en una de las antologías más esperadas de la literatura de género. Actualmente en su undécimo primera edición, esta obra se basa en una premisa simple: reunir en un volumen anual los mejores ejemplos de la narrativa breve de ciencia ficción, fantasía y terror.

32927247

Los numerosos reconocimientos y nominaciones a premios de Straham demuestran que tiene buen olfato para escoger relatos, buscando un equilibrio entre historias de fuerte contenido social, textos de cuidada factura y temáticas muy variadas. El volumen que me llegó vía NetGalley contiene 28 relatos con una misma cantidad de autores que de autoras y, aunque es cierto que Straham es un editor experto y con una trayectoria más que probada, la mayoría de las historias no me han emocionado, aunque tengo que reconocer que el nivel medio de la prosa es muy alto. No se puede decir por tanto que la antología no incluya “buenas” historias sino que a mí, al menos, no me han convencido como esperaba. Mi favorita, y la historia con la que se abre esta obra es “The future is blue” de Catherynne M. Valente que, si todo sale como espero, veamos traducida al español en el próximo número de SuperSonic. Se trata de una distopía fantástica en la que la sociedad vive del aprovechamiento de la basura, algo que además estructura las costumbres sociales, como la adquisición del nombre o la función de cada persona en su comunidad. Solo puedo calificar las ideas como retorcidas, en el sentido de que dan una vuelta de tuerca a conceptos como el bien común o la presión social. La prosa de Valente es poderosa, con hebras de melancolía, y permite conocer la vida de la protagonista sin caer en infodumps, con un ritmo pausado y firme.

 

Después de la historia de Valente, mis expectativas era muy altas. “Mika model” de Paolo Bacigalupi no me defraudó. Esta historia de ciencia ficción sobre las implicaciones legales del abuso de una sexbot, me hizo pensar en Nieves Delgado y su relato ganador del Ignotus “Casas Rojas”. Aunque el relato de la gallega aborda más las implicaciones éticas de este tipo de androides, también trata sobre sus derechos, que constituye en definitiva el trasfondo de la historia de Bacigalupi.

 

“Spinning silver” de Naomi Novik es un trasunto del cuento del enano Rumpelstiltskin que a mí no llegó a conmoverme en ningún momento, porque me pareció largo y aburrido.

 

“Two’s company” de Joe Abercrombie es una maravillosa fábula humorística de fantasía épica sobre mujeres guerreras. No solo me ha parecido hilarante sino muy bien escrita, con un ritmo muy bien conseguido y unos personajes femeninos alejados de los clichés de este tipo de género, más ricos y llenos de matices. Muy recomendable.

 

Rick Larson se lanza con “You make Patayya” a la exploración de cómo las nuevas tecnologías y las redes sociales pueden ser manipuladas para cometer diversos tipos de crímenes. Es un relato bien construido y con ideas interesantes e ingeniosas.

 

Alyssa Wong es una autora que se está convirtiendo por méritos propios en una habitual en las compilaciones de lo mejor del año. “You’ll surely drown if you stay” reinterpreta el mito de los seres que cambian de forma, en este caso, de los licántropos, y lo enriquece en un escenario alejado de los urbanos a los que nos suele tener acostumbrados. Me pareció un tanto largo para mi gusto, pero disfruté con esta historia.

 

“A salvaging of ghosts” de Aliette de Bodard es una estupenda historia sobre las relaciones familiares, concretamente la relación madre-hija, enmarcada en una misión espacial personal de la protagonista. Quizás no tenga el calado especulativo de otros trabajos de Bodard, pero a mí me ha resultado extraordinariamente emotiva.

 

“Even the crumbs were delicious” es una deliciosa historia de fantasía urbana del siempre eficaz Daryl Gregory que trata con humor el tema de los alucinógenos comestibles. Siempre es de agradecer el humor inteligente que este autor es capaz de presentar en un relato que critica sutilmente aspectos de nuestra sociedad.

 

Por su parte, Alex Irvine presenta en “Number Nine Moon” una aventura de supervivencia ante una serie de catástrofes que sufre una suerte de cuadrilla de cazadores de tesoros. Si bien es siempre de agradecer el tratamiento de la resistencia humana ante la adversidad, no considero que se trate de una historia con nada especial que destacar.

 

Sam J. Miller es un autor que con “Things with beards” ha sido incluido en varias de las listas de nominados a diversos premios. Ofrece una visión alejada de lo convencional del tema de los ladrones de cuerpos alienígenas, utilizando personajes homosexuales pero, aparte de este punto, su historia no me ha parecido aportar nada nuevo ni en cuanto a ideas ni a tratamiento de la temática.

 

Alice Sola Kim propone en “Successor, Usurper, Replacement” una situación a medio camino entre el terror clásico y la fantasía urbana con un relato bien hilado y repleto de buenas ideas que hará las delicias de los lectores.

 

“Laws of Night and Silk” de Seth Dickinson presenta una historia de fantasía épica que explora las relaciones entre padres e hijos y el sentido del deber. Me ha sorprendido gratamente el tratamiento del autor de un subgénero con el que no consigo conectar normalmente.

 

Tengo que reconocer que “Touring with the alien” de Carol Ives Gilman me ha gustado mucho porque, aunque narra un escenario bastante parecido en un primer momento a la película La llegada, tiene un desenlace que me ha asombrado e impresionado y, además, creo que está muy bien escrito.

 

“The Great Detective” de Delia Sherman es una propuesta steampunk enmarcada en el universo Holmesiano, con premisas interesantes pero que a mí francamente, no ha terminado de engancharme y, además me ha parecido excesivamente larga.

 

Aunque “Everyone from Themis sends letters home” de Genevieve Valentine parece tratar el tema de la colonización de planetas lejanos, en realidad se inscribe dentro del ciberpunk con una trama en la que se aborda la ética y la legalidad.

 

Geoff Rhyman firma “Those shadows laugh”, una historia que recuerda inevitablemente a Herland de Charlotte Perkins Gilman, pero que en esta ocasión no consigue ofrecer con éxito una historia feminista. Creo que esta era la intención del autor pero, en realidad, la trama no es más que una historia de amor lésbico sin calado especulativo.

 

“Seasons of glasss and iron” de Amal El-Mohtar aparece también en muchas de las listas de trabajos nominados a premios de este año. Puedo comprender que suscite interés porque se trata de una metáfora sobre el maltrato a las mujeres en el ámbito doméstico, pero no ha conseguido despertar mi interés en ningún momento.

 

Nina Allan es la autora de “The art od space travel”, un relato muy bien trabajado sobre las relaciones familiares, sobre la ausencia de un padre y la presencia de una figura paterna, y sobre los sueños cumplidos e incumplidos. Como suele ser habitual en esta autora, no todo es lo que parece pero hay espacio para la reflexión. Me ha gustado mucho.

 

Me ha desilusionado bastante “Whisper road (Murder Ballad No. 9)” de Caitlín R. Kiernan, una autora cuyo trabajo suele sorprenderme y gustarme pero que esta vez no ha conseguido seducirme lo más mínimo con esta historia weird de unos asesinos enfrentados a sus propios miedos.

 

“Red Dirt Witch” conjuga el buen hacer de N. K. Jemisin con una trama fantástica en la que la magia sirve como excusa para explorar las relaciones familiares y la lealtad.

 

“Red as Blood and White as Bone” es un relato de Theorora Goss a medio camino entre las fábulas y los cuentos de hadas que no ha conseguido emocionarme o engancharme y que no entiendo muy bien qué hace en esta antología.

 

Lavie Tidhar está presente en esta obra con “Terminal” con una historia desgarradora sobre el viaje de ida de un grupo de gente a una ciudad mítica en al superficie de Marte. Cada uno a bordo de una nave unipersonal y sumergidos en una situación personal límite, los personajes solo podrán comunicarse entre sí por radio. Tidhar ofrece una narración convincente y trágica en un marco hostil y, al mismo tiempo, majestuoso. Es uno de los relatos que más me ha impactado.

 

“Foxfire, foxfire” de Yoon Ha Lee recupera un tipo de fantasía de raíces orientales y la moderniza, brindando una historia repleta de aventuras y situada en el espacio. Me parece muy interesante la manera en la que esta autora combina fantasía y ciencia ficción e incorpora la mitología oriental ancestral.

 

Paul McAuley es otro de los grandes nombres de la ciencia ficción incluido en esta antología. Sin embargo, su historia “Elves of Antarctica” no ha logradpo engancharme y creo que su presencia en esta obra se debe a que es un ejemplo de Cli-Fi (Climate Change Fiction).

 

“The Witch of Orion Waste and the Boy Knight” de E. Lily Yu es una narración fantástica que, a pesar de estar muy bien escrita, tampoco entiendo que se haya incluido en esta antología. Aunque la premisa es atractiva (aborda la transmisión del conocimiento), creo que no llega a lograr su propósito de capturar la atención del lector.

 

Ken Liu aparece en la recopilación de Straham de la mano de “Seven Birthdays”, una estupenda historia sobre el efecto de la posteridad en las relaciones familiares. Es un relato emocional y emocionante, y muy recomendable.

 

“The visitor from Taured” de Ian R MacLeod contiene todos los ingredientes que un aficionado a la ciencia ficción puede desear ver en un relato: referencias metaliterarias constantes, teorías sobre el espacio-tiempo, etc. Este es uno de los cuentos con los que más he disfrutado.

 

“Fable” de Charles Yu es una de las historias que más me han impactado en los últimos tiempos. De nuevo, nos encontramos ante el tratamiento de las relaciones familiares pero, en este caso, concretamente las de un padre y su hijo con necesidades especiales. Sobrecogedor y muy recomendable.

 

No se puede reprochar que Straham no presente una panoplia amplia de historias en las antologías que selecciona. Tengo que reconocer que los relatos que me han gustado me han parecido excelentes pero, el resto, son para mí francamente olvidables. Con esto quiero decir que las historias son, en mi opinión, o muy buenas o mediocres, sin término medio. En cualquier caso creo que The Best Science Fiction and Fantasy of the Year. Volumen 11 de Jonathan Straham es un buen escaparate de lo que se está cociendo a nivel internacional en narrativa breve. No será la última antología de este autor a la que le eche un vistazo.

Anuncios

2 pensamientos en “Lo mejor no es siempre lo más interesante y viceversa

  1. Excelente reseña, Cristina! De mi experiencia con estas “best of” antologías puedo entender completamente tu posición. Con el tiempo llegué a comprender que aunque su título es “best of” siguen siendo una cuestión de subjetivismo, lo mejor de otra persona podría no ser mío. Es cierto, algunos son mejores que otros, algunos son más adecuados para mí que otros, pero me encuentro con todos aquellos que he leído una gran fuente de descubrir nuevos escritores interesantes para mi placer de lectura.

    • Gracias, Mihai. Una antología de este tipo refleja, antes que nada, el criterio del seleccionador. Straham tiene buen ojo y buen gusto y, aunque algunos relatos me hayan dejado indiferente, entiendo por qué están ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s