Eduardo J. Carletti, director de la revista Axxón: “La sci-fi Latinoamericana es más audaz”

Dicen las enciclopedias que un axón es una prolongación de las neuronas encargada de dirigir el impulso nervioso hacia otra célula. Se trata del cable en el circuito eléctrico que es nuestro sistema nervioso.  Axxón http://axxon.com.ar es algo parecido, pero en el circuito de la literatura de ciencia ficción, fantasía y terror. Este fanzine digital argentino lleva desde 1989 poniendo en relación a autores de noticias, textos divulgativos y relatos con el público. Hoy ofrecemos la entrevista a uno de sus fundadores y director, Eduardo J. Carletti, publicada simultáneamente en el último número de la revista miNatura http://www.servercronos.net/bloglgc/index.php/minatura/Ingeniero en electrónica digital y hardware, Carletti lo mismo desarrolla software, que escribe obras de sci-fi –Instante de máximo quebranto (1988), Por media eternidad, cayendo (1991), Un largo camino (1992)- o realiza labores de edición relacionadas con la e-revista y el género del sci-fi-terror.

“Quizás un día nos hartemos de estar hipnotizados por breves líneas de texto que pasan por una pantalla y nos sentemos de nuevo a leer y contar ficciones en voz alta”

Cristina Jurado: Has contado en muchas ocasiones que el origen de Axxón se ubica en 1989, en una tertulia literaria dedicada a la ciencia ficción que celebrábais los viernes. Eso quiere decir que el debate y el intercambio de ideas forman parte fundacional de vuestra revista ¿De qué manera crees que se refleja ese espíritu dialogante en vuestra publicación?

Eduardo J. Carletti: De hecho se refleja en la cantidad de secciones que ha tenido la revista Axxón y el sitio Axxón en su historia, dentro de las cuales quienes las llevan/llevaron adelante tienen/tuvieron total libertad. Hasta hemos tenido una revista dentro de la revista (Sección Andernow). También por eso muchas secciones quedan congeladas, ya que la persona que la llevaba no continuó. En otras épocas había mucho debate e intercambio de ideas en persona, ya que nos reuníamos todos los viernes y en algún momento la reunión ya continuaba en cena, taller literario y conversación hasta las 5 de la mañana. Luego la comunicación a través de Internet nos ha convertido en más ermitaños, y nos vemos muy de vez en cuando, aunque la comunicación continúa; además de por e-mail y mensajes, en los grupos Yahoo que hemos creado especialmente para llevar la revista, uno de Dirección y otro de Redacción.

CJ: Axxón empezó a distribuirse por diskette y tú personalmente te encargabas de llevar físicamente las copias por toda la ciudad. Las formas de distribución de contenidos han cambiado extraordinariamente en los últimos años. Ahora, cualquier persona puede acceder a datos generados en el otro extremo del mundo. ¿Cómo ves la evolución de las revistas digitales? En tu opinión, ¿hacia dónde se dirigen?

EJC: Veo la evolución de una sociedad, más que de las publicaciones digitales. En algún momento disponer de un sitio donde publicar ficciones y otros contenidos fue una maravilla para los editores y para los autores. El nacimiento de sitios como Axxón, o BEM, atrajo a muchas personas, algunas aportando material y muchas colaborando. Llegamos a tener equipos de 30 o más colaboradores. Luego llegaron los blogs gratuitos, y éstos fueron vistos por muchos autores -y muchos colaboradores- como la oportunidad de ser capitán de su propio barco. Los sitios grandes, concentrados, lo sufrimos mucho. Muchísima gente se dedicó a hacer lo suyo. Luego los sitios y los blogs sufrieron el ahogo de otra soga al cuello: el boom de las redes sociales, en especial Facebook. Hay que estar en Facebook o, aunque hayas sido el sitio más visitado en el mundo, te vas muriendo de a poco. Pero Facebook no se contenta con ser una gran pantalla de enlaces, Facebook alienta los contenidos. Poner los contenidos en FB significa perder todo control sobre ellos. El dueño de FB decide cada tanto cómo se muestra todo eso que has puesto, y también decide a veces si lo sigue mostrando o lo hace desaparecer. También tiene una dinámica que causa que los contenidos sean efímeros. Y también tiene una extremada oferta de un sin fin de distracción; nada bueno para sitios dedicados a temas que sólo interesan a minorías. Luego de eso llega Twiter, y ahora se nota que la gente se acostumbra a la vorágine de breves frases, y algunas imágenes y videos, y visita cada vez menos los textos más extendidos. ¿Cuál es el futuro? No me animo a proyectar, porque una proyección indicaría que terminaremos comunicándonos con monosílabos. Entiendo que habrá una selección al estilo de la selección natural y sobrevivirán los aptos. La gente elegirá, y qué es lo que elegirá no se puede prever. Hasta puede haber un “redescubrimiento del Hombre”, como en las historias de Cordwainer Smith. Quizás un día nos hartemos de estar hipnotizados por breves líneas de texto que pasan por una pantalla y nos sentemos de nuevo a leer y contar ficciones en voz alta. Quizás no.

CJ: Al hilo de la pregunta anterior, ¿cuál es tu opinión sobre las nuevas fórmulas de difusión editorial (como la auto-publicación o el crowfunding)?

EJC: No conozco los resultados, la idea es muy buena. Habría que preguntarle a quienes lo han usando o lo están haciendo en este momento; a mí en verdad me parece una buena solución. Nosotros lo hicimos –sin grupos de Internet especializados en el método, ya que se organizó hace años dentro de un grupo Yahoo- cuando editamos nuestro primer y último Anuario. El resultado fue intermedio: calculamos un valor, se dijo que debíamos juntar cierta cantidad de participantes, cuando alcanzamos la oferta necesaria de participantes y recaudamos el valor de la edición del libro ya comenzamos a hacerlo. Había aún más gente anotada para cubrir, luego, los gastos del envío. Esto no resultó bien, porque no todos los que se anotaron hicieron llegar el dinero, y porque se perdieron muchos ejemplares enviados a Europa y hubo que enviarlos de nuevo. Algunos ni siquiera llegaron cuando los reenviamos, así que quedamos mal con algunas personas, no juntamos suficiente para editar otro libro, y finalmente perdimos dinero. Pero todo esto puede ser por incapacidad nuestra en el manejo comercial.

CJ: Nos gustaría que nos permitieses “colarnos” en vuestra trastienda y describieses vuestra forma de trabajar para preparar uno de vuestros números.

EJC: El trabajo es al estilo de una línea de producción. Se reciben cuentos, se envían a evaluar a tres personas, esperamos las evaluaciones, que poco a poco van llegando; los cuentos que pasan de la línea marcadora de una cierta calificación se envían a ilustrar, y las ilustraciones -también- poco a poco van llegando. Del material que tenemos al momento de comenzar un número elegimos con cuál comenzamos –si están dadas las condiciones para elegir; que no siempre se dan- y se ubican en una carpeta de nuestro grupo de redacción. De allí los toma alguien que sabe editarlos en Internet, los prepara y publica en privado, y los coloca a disposición para revisar. Alguno de nosotros, a veces uno, a veces más de uno, revisa esta nueva entrada de la revista, y si está todo bien, se libera, generalmente un domingo a la noche, aunque la publicación se anuncia el lunes. Algo similar ocurre con los artículos, y con las tapas, aunque de este tipo de material llegan menos aportes. Algunas veces solicitamos ilustraciones de tapa, y algunas veces solicitamos entrevistas y artículos. No tanto ocurre con los cuentos, excepto ocasiones excepcionales.

CJ: A finales de los ´80 Argentina estaba sumida en una situación política y económica muy delicada, con una inflación galopante que impidió a muchas revistas literarias -dentro y fuera de la sci-fi- continuar su actividad. Vosotros conseguisteis desarrollar Axxón en ese caldo de cultivo y la habéis mantenido 24 años contra viento y marea. La crisis económica mundial y la situación de la sociedad argentina demandando justicia para quienes apoyaron a las dictaduras dibuja otro momento difícil. ¿Cómo crees que influye la situación histórica actual de Argentina en sus obras de sci-fi?

EJC: La situación de Argentina es dibujada hacia fuera por los medios dominantes como una cosa, y es otra en la realidad. Nos está yendo mejor que en todas las épocas que he vivido en mi vida (que ya llegó a su sexta decena). Entiendo que esto no es tan positivo, quizás, para que cualquier género escrito, y peor aún con una cantidad limitada de seguidores, florezca… aunque parezca contradictorio. Más que nada porque una sociedad que mejora su status social compra más tecnología que antes, se conecta a la TV por cable o por satélite, se conecta con banda ancha a Internet, y tiene gran variedad de dispositivos de entretenimiento a su alcance. Puede ser que esté equivocado, pero no ayuda a que la gente se acerque más a los libros, y por ende no ayuda a que los que comercian con ellos quieran arriesgarse con autores que no hayan vendido millones de ejemplares en EEUU y/o Europa. Las crisis de España se siente, hay menos producción en las editoriales y menos llegada de libros a estas costas. Podría ser que esto genere algunas ansias y presiones volcadas por los lectores en las librerías, y que esto se comunique hacia los editores; pero lo dudo mucho. Hay promoción del Estado para los impresores que traen equipos de alta tecnología y que imprimen aquí; esto quizás ayude, pero aún no se nota en el mercado de las novelas y cuentos de ficción; tal vez se note más en las revistas, pero revistas de temas livianos. No hay revistas de CF de gran tirada y amplio alcance en Argentina. Respecto a la producción literaria, y a la temática en que se embarcan los autores locales, sin duda la realidad influye, pero por suerte de muchas maneras diferentes. Se nota una mejora paulatina de calidad de contenido y variedad de temática. Debe ser porque los autores acceden a más información y esto da plenitud a sus mentes cuando escriben. De todos modos, creo que es algo que deben responder los autores de cierta edad hacia abajo, no un editor que está cerca de la jubilación.

“La sci-fi Latinoamericana es más audaz al encarar temas y formas, y en mezclar realidad con una especulación al borde de la fantasía”

CJ: Desde tu experiencia al frente de Axxón, ¿qué crees que debe aportar el editor al proceso de publicación? ¿Qué lo diferencia de un corrector o un lector 0?

EJC: Debe aportar prolijidad, prestigio, presentación, distribución, buena elección de contenido, y cuando hay tiempo –que no siempre lo tenemos- tener una retroalimentación con los autores. Los autores deben saber qué opina el editor sobre sus materiales, y muchas veces les viene muy bien una sugerencia o una indicación sobre alguna parte de la obra. En este sentido hablo como escritor; mi conexión en algún momento con algunos editores experimentados me ayudó mucho con mi material, y en otros casos, al leer lo que había publicado, tiempo después me lamenté de no haber notado alguna falla en el texto y también –para culpar a los demás somos muy afectos los seres humanos- que el editor no lo hubiese detectado, tampoco.

CJ: ¿Qué caracteriza particularmente a la ciencia ficción y la fantasía en Latinoamérica?

EJC: Nunca pude precisarlo, pero algunos editores extranjeros, al traducir obras, me hicieron comentarios que deberíamos considerar. Hay varias características que les llaman a ellos la atención. Parecería que somos más audaces –y hablo en promedio, ya que sabemos que hay muchos autores anglosajones audaces y originales, pero no en mayoría- al encarar temas y formas, y en mezclar realidad con una especulación al borde de la fantasía. Ellos son mejores detectores de lo que llaman “realismo fantástico” que lo que lo somos nosotros con nuestras propias obras, y con las de nuestros colegas locales. Estimo que se debe a que el contacto con la naturaleza y con mitos primitivos es aún mayor en Latinoamérica, y porque no estamos tan, tan inmersos en la tecnología, al menos en los tipos de trabajos a los que podemos acceder, como muchos autores anglosajones. Obvio que también la idiosincrasia de un pueblo latino, mezcla con indígenas e inmigrantes de todo tipo, debe generar maneras diferentes de pensar las cosas y esto se refleja, sin duda, en los textos. Las ficciones de CF con estilo  “demasiado” anglosajón no interesan afuera; por suerte hay una evolución en los autores y esto se ve cada vez menos.

CJ: Muy pronto llegaréis a los 30 millones de visitas y ya lleváis 240 números. ¿Cómo vislumbras el futuro de Axxón?

EJC: Seguirá si hay continuadores, ya que tengo edad suficiente para estar cansado y menos tiempo para pasarlo sin dormir, ya que el cuerpo –y la mente- no aguantan como antes. Así que Axxón será heredada… o no será.

CJ: Esta pregunta se dirige a Carletti como fan de la sci-fi. ¿Qué ingredientes crees que debe tener una buena historia de este género?

EJC: Se ha hablado mucho sobre esto, ¿no? Creo que debe tener una imaginación levemente desbordada, ideas picantes y, si es posible, nuevas, un desarrollo que no entorpezca, personajes que no desmerezcan, y un desarrollo que no nos mande de nuevo a la pantalla de Twitter o Facebook. Es bueno conocer de ciencia, aunque esa ciencia no esté presente en el texto. Si no se conocen bien las fronteras presentes de la ciencia –sólo a nivel de divulgación- se pueden cometer deslices que arruinen el contenido. El lenguaje y los métodos de la ciencia aportan mucha chispa, aunque luego no se hable de esa ciencia en la historia. Esta es la razón de que exista una sección de divulgación enAxxón y que para mí sea más, o tan importante, como la revista literaria.

CJ: Ésta es la parte en que te pedimos que contestes a nuestra batería de preguntas rápidas. ¿Star Wars Star Trek?

EJCStar Trek

CJ: ¿Comida rápida o casera?

EJC: Casera

CJ: Si tuvieras que ser el personaje de una película ¿cuál elegirías?

EJC: Uno con una protagonista que me acompañe y yo sea capaz de enamorar que sea como Michelle Pfeiffer en Frankie y Johnny, o como Rachel McAdams en Diario de una pasión (El diario de Noa en España y The Notebook en EEUU), o como Halle Berry enSalomón y la reina de Saba (Salomon & Sheba en EEUU). Ja, ja. Pero es verdad. Ellas me enamoraron en esas películas. Me enamoraron sus personajes. Yo quisiera ser el personaje que enamore una mujer así.

CJ:¿Puedes decirnos el título del peor libro que hayas leído?

EJC: Varios que me enviaron para publicar… es la verdad.

CJ¿Cuál es el mejor libro que has leído?

EJC: Es difícil, Las sirenas de Titán de Kurt Vonnegut, o Universo de Locos de Fredric Brown. Y varios más, obvio.

CJ¿Qué tipo de música sueles escuchar?

EJCLed ZeppelinPink FloydDeep PurpleYes

CJ: Cine 3D ¿si o no?

EJC: No he visto películas en 3D en una buena sala; Avatar lo vi en una sala de barrio sin tecnología. Veo las películas en mi casa a través de la TV por satélite.

CJSi tuviera que elegir poseer un súper-poder ¿cuál elegirías?

EJCSer invulnerable como Superman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s